Los Beneficios de Comer Salmón para tu Salud

diciembre 02, 2015

Comer salmón es bueno. Si hay algo que nos va a proporcionar el consumo de salmón son beneficios para nuestra salud. Entre ellos destacamos los siguientes:

Comer salmón esbeneficioso en el tratamiento de la osteoartritis y combate la inflamación de las articulaciones. El salmón contiene pequeñas proteínas llamadas péptidos bioactivos. Uno de ellos, en concreto la calcitonina, es el encargado de aumentar, regular y estabilizar la síntesis de colágeno en el cartílago artrósico humano, es decir, fomentar la producción de tejido en los cartílagos. Además esta proteína característica del salmón también ayuda a mejorar la densidad ósea y la fuerza.

Te hace más inteligente y más feliz. Nuestro cerebro es un 60% grasa, y la mayoría de ella corresponde a la grasa omega-3 y ácido docosahexaenoico (DHA), encargado del desarrollo y mantenimiento funcional de nuestro cerebro. Incluir omega-3 y DHA en nuestro dieta supone mejorar nuestra capacidad de aprendizaje, y además nos ayuda con la prevención de problemas cognitivos como puede ser el Alzheimer, el deterioro cognitivo relacionado con la edad, o incluso reducir las posibilidades de sufrir una depresión.Además la ingesta de salmón también se relaciona con la mejora de ánimo y menor hostilidad en adolescentes, entre otros beneficios.

Fuente de vitamina D. La vitamina D es esencial para mantener nuestra salud, y carecer de suficiente cantidad de ella puede aumentar el riesgo de cáncer, enfermedades cardiovasculares, esclerosis múltiple, artritis reumatoide y diabetes. Comer salmón nos ayudará a reducir estos riesgos puesto que es muy rico en vitamina D.

Para la salud del corazón. Los altos niveles de las grasas omega-3, EPA y DHA son los responsables de una serie de beneficios cardiovasculares como la reducción de la inflamación, la regulación de la coagulación de la sangre y la correcta dilatación de las arterias. Si incluimos el salmón en nuestra dieta comiendo entre dos y tres veces a la semana logrará protegernos de problemas como ataques al corazón, derrames cerebrales, arritmia, hipertensión arterial o triglicéridos altos.