ENVÍO GRATIS EN COMPRAS DE $50 O MÁS
SOLO EN LOS ESTADOS UNIDOS

Cálculos Renales y el Magnesio

noviembre 17, 2015

Los cálculos renales o piedras en los riñones como también se les conoce se producen como resultado de la cristalización de desechos en la orina que se concentran de tal forma que no pueden pasar libremente de los riñones a la vejiga. Afectan al doble de hombres que a mujeres.

Los dolores comienzan en la parte inferior de la espalda y se extienden al abdomen, los genitales y las caderas. Los síntomas incluyen: dolor de espalda, nauseas fiebre, escalofríos y sangramiento en la orina.

Los cálculos renales producen mucho dolor en el tracto urinario y causan mucha angustia entre quienes sufren de ese trastorno. Elmagnesio es un mineral que ayuda a aliviar dicha condición y puede jugar un papel muy importante en su prevención.

Factores de riesgo para la formación de cálculos renales son: historia de hipertensión, deshidratación crónica y baja ingesta diaria del mineral magnesio.

Practicantes de le medicina alternativa consideran los cálculos renales como consecuencia de la deficiencia de magnesio. Recomiendan dosis diarias de 500mg de magnesio para prevenir su formación.

Los cálculos están formados por oxalato de calcio, fosfato de calcio o acido úrico.

Tener altos niveles de oxalato de calcio y fosfato de calcio en la orina no significa un problema mientras esas sales sean excretadas. Para que esto pueda ocurrir eficientemente, deben estar unidas a otros químicos esenciales en la orina, de lo contrario se agrupan formando cristales. Es entonces cuando el  magnesio se hace necesario. Se une a las sales de calcio produciéndose la disolución en la orina.

Algunas de las causas para la formación de cálculos reñales son: dieta alta en azúcar, fructuosa, carne, alcohol, café, refrescos. Ingerir calcio sin magnesio puede estimular la formación de cálculos, donde hay calcio y ausencia de magnesio, hay formación de piedras.

Aun cuando la espinaca y el chocolate contienen considerable cantidad de magnesio, también contienen oxalato, lo cual  está contraindicado en pacientes propensos a desarrollar cálculos de oxalato, la forma más común de cálculos renales. Personas que sufren de cálculos de este tipo deben evitar comidas que contengan oxalato porque estimulan su formación.