Sistema Linfático… Clave Para La Salud

El sistema linfático es uno de los componentes principales del sistema inmunitario del cuerpo. Los ganglios linfáticos son estructuras pequeñas, suaves y redondas o en forma de frijol que, por lo general, no se pueden ver ni sentir fácilmente. Se localizan en racimos en diversas partes del cuerpo como el cuello, las axilas y la ingle, al igual que en el interior del centro del tórax y el abdomen.

Los ganglios linfáticos producen células inmunitarias que ayudan al cuerpo a combatir las infecciones, al igual que filtran el líquido linfático y eliminan material extraño, como bacterias y células cancerosas. Ya que el sistema linfático no tiene un mecanismo de bombeo, para lograr que circule la linfa, es necesario estimularla. El ejercicio es una manera ideal de lograr que se mueva la linfa a través del cuerpo y pueda remover las toxinas acumuladas. También hay técnicas de automasaje que estimulan este movimiento beneficial para la salud.

Ejercicio para estimular el buen funcionamiento de los ganglios linfáticos.

- Siéntate cómodamente en el piso con las piernas cruzadas o en una silla, manteniendo la espalda erguida y los hombros relajados.

- Inhala y al exhalar, baja la cabeza como si desearas tocar el pecho con la barbilla. Mantente ahí por unos 5 segundos y vuelve a inhalar mientras suavemente subes la cabeza. Puedes repetir este ejercicio de 5 a 8 veces.

- Luego inhala, saca la lengua lo más que puedas y exhala profundamente, emitiendo un ruido como el rugido de un león.

- Repite esto unas 3 veces.