El ácido fólico y el embarazo

El ácido fólico es una vitamina necesaria para el desarrollo saludable del feto.

El ácido fólico es la forma sintética del folato, en su forma natural la podemos encontrar en los vegetales de hojas verde oscuro, frutas cítricas, frijoles y granos integrales. Éste juega un papel importante en el desarrollo de la médula espinal y el cerebro del feto. Idealmente, usted debe empezar a consumir alimentos y suplementos que contengan ácido fólico de dos a tres meses antes de la concepción y durante el primer trimestre del embarazo. 

La deficiencia de ácido fólico, puede causar defectos congénitos graves en el cerebro y la médula espinal, conocidos como defectos del tubo neural. En algunos casos, es posible que no existan signos notorios de deficiencia de ácido fólico, y ésta sólo se diagnostica en las mujeres embarazadas después de que el bebé nace con un defecto del tubo neural. Normalmente, sin embargo, su médico puede detectar la deficiencia durante los controles prenatales, a través de pruebas sanguíneas y ultrasonidos. Cuando las mujeres toman la dosis recomendada de ácido fólico antes de la concepción y durante el primer trimestre del embarazo, del 50% al 70% de los defectos de tubo neural son prevenidos. Sin embargo, las últimas investigaciones revelan, que muchas mujeres no están conscientes de la importancia del ácido fólico.