6 hábitos que hacen que acumules más grasa en la barriga



¿Tu barriga ha acumulado más grasa que el resto del cuerpo? Estas pueden ser las posibles razones por las que esa grasa se acumula en tu barriga y se queda ahí durante varios meses, o incluso para siempre si no haces nada.

1. Bebes bebidas azucaradas regularmente.

¿No puedes pasar ni un día sin tomar una Coca Cola? Si es así, no estás cuidando tu cuerpo como se merece. Según estudios recientes, consumir una o dos latas al día de bebida carbonatada hace que tu cintura se ensanche hasta 5 veces más rápido que si tomaras esas bebidas con menos frecuencias.

El problema viene de la cantidad del azúcar que se usa en estas bebidas, la cual hace que se active la “llave del hambre”. De este modo al final acabas comiendo más.

Por otro lado, las bebidas light tampoco son una buena opción ya que llevan edulcorantes artificiales que pueden incluso darte más hambre que las bebidas azucaradas normales.

La solución es optar por smoothies saludables, jugos naturales de fruta, o un vaso de agua con limón y unas hojas de menta. Además, si tomas una bebida carbonatada estarás ingiriendo calorías vacías.

2. Usas platos grandes.

Parece raro, pero cuanto más grande sea el plato que te pones en la mesa, más querrás llenarlo. Esto es como un bolso: cuanto más grande es tu bolso, más cosas metes dentro. Si te pones una cantidad “normal”, el plato se verá vacío y tu cerebro pensará que estás comiendo menos.

3. Cenas demasiado tarde.

Mientras que sí es cierto que tu cuerpo quema grasa mientras duermes, tal vez no suceda lo mismo si te acuestas con el estómago lleno. Además de hacerte acumular más grasa, cenar tarde aumenta el riesgo de reflujos e indigestión.

Para prevenirlo prueba a hacer pequeñas comidas más ligeras por la noche y no te acuestes al menos hasta tres horas después de haber terminado. Si es posible toma fruta como picoteo si te quedas con hambre, en lugar de ir a la nevera y coger lo primero que veas.

4. Comes cuando estás triste o enfadado.

Es un mal muy común en nuestra sociedad. Cada vez que te pase esto, intenta echarte una siesta en lugar de consumir una hamburguesa con papitas. Comer ante estas situaciones emocionales no te va a hacer sentirte mejor. Lo único que puedes sacar en claro de comer estresado es una barriga que, encima te va a estresar más aún. Si tienes hambre y sabes que no debes comer, entonces bebe agua, llama a tu mejor amigo o vete a dar un paseo. Elige una actividad que no tenga que ver con comer. ¡Además estarás quemando calorías extra!

5. Sólo comes comida baja en grasa.

Mucha gente asume que la comida alta en grasa hace que tu cuerpo acumule más grasa. La verdad es que las grasas monoinsaturadas no son malas para nuestro organismo. Los aguacates, aceite de oliva y las semillas (lino, avena, etc) ayudan a eliminar la grasa abdominal. Ten cuidado con los comestibles comerciales  bajos en grasa, puesto que los fabricantes suelen añadir más azúcar de lo normal a estos productos.

6. Duermes poco.

Lo ideal es que una persona adulta duerma un mínimo de 7 horas diarias. Cuando no duermes lo suficiente, tus niveles de cortisol (la hormona del estrés) aumenta y tienes más ganas de comer lo que sea que tenga azúcar. Con eso en mente es difícil deshacerte de la barriga. Para equilibrar los niveles de cortisol debes mantener tu cuerpo descansado. Además, estarás aumentando tus niveles de leptina, la hormona responsable de controlar tu apetito.